Canal de noticias del portal eDUCO+

La pandemia del Covid-19 ha causado un gran impacto emocional en todos los profesionales sanitarios. Ahora, a unos días de que entremos en esta `Nueva Normalidad´, y con las cifras de infectados y muertos más bajas desde el inicio del estado de alarma, es momento de echar la vista atrás y analizar el gran impacto emocional que ha causado el Covid-19 en médicos, farmacéuticos, enfermeros y el resto de profesionales sanitarios. Para ello, eDUCO+ Health Academy, la Escuela de formación del Grupo Cofares, organizó este martes el webinar «Afrontar el Covid-19: el impacto emocional de la pandemia en el personal sanitario»que contó con la colaboración de IM MédicoEn él, se dieron algunas herramientas de autorregulación emocional, además de recursos y pautas de autocuidado para afrontar el estrés y el miedo provocado por el Covid-19.

Así, la doctora María Inés López-Iborcatedrática de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), recordó que hemos vivido una «catástrofe», que supera nuestra capacidad de afrontamiento: «Cualquier persona sana, simplemente, por haberse visto en esta situación puede desarrollar algún trastorno de ansiedad, o estrés postraumático». Y es que, con la llegada del Covid-19, los profesionales sanitarios han visto cómo su práctica cotidiana ha cambiado. «La medicina está basada en la evidencia, y aquí no había evidencia, no había tratamiento, y esto ha generado mucha angustia, inseguridad y temor», resaltó López-Ibor. Eso solo en el lado profesional: «Aquellos que han estado más de cerca, además de trabajar, también han sido enfermos y familiares de enfermos. Su impacto psicológico es mucho más importante». López-Ibor explicó que 1 de cada 4 personas que han vivido la pandemia de cerca va a tener algún problema de salud mental. «Lo más normal es padecer ansiedad, pero también otros síntomas como depresión, apatía, angustia e irritabilidad».

Para intentar superar estos síntomas, «y conseguir que todo esto no se convierte en un trastorno«, López-Ibor detalló que se puede apostar por las técnicas de relajación, la realización de ejercicio, la verbalización de los sentimientos con un amigo o con un profesional. verbalizarlos con amigo o profesional. «Si no los identificamos pronto, muchos podrán desarrollar estrés postraumático. Aparece tres meses después de la catástrofe, tarda más de un mes en poder diagnosticarse y afecta a varios de nuestros sistemas», enunció López-Ibor, para concretar, a continuación, que «puede afectar a la capacidad de pensar, a las emociones, a la concentración, a la aparición de un sentimiento inutilidad, a la pérdida de memoria, desapego y, sobre todo, a tener reminiscencias (flash backs) y evitar ir al sitio para no recordarlo». En definitiva, «hay que detectarlo pronto para que las personas sanas vuelvan a recuperar su salud». «Si no prestamos atención a los temas de salud mental, podemos tener muchas personas afectadas». Por ello, señaló, «habrá que poner recursos para que no haya personas que no reciben el tratamiento a tiempo y que no se cronifiquen los problemas de salud mental».

López-Ibor resaltó que, si durante el confinamiento, hemos aprendido a hacer ejercicio en casa y vigilar la dieta, también «tenemos que cuidar nuestra salud mental«. ¿Cómo? Durmiendo bien, haciendo ejercicio, realizando cosas que nos distraigan, y tratando que nuestras actitudes frente a nuestras situaciones sean más positivas. «Hay que tratar de tener una actitud positiva«.

Para concluir, la catedrática reiteróque «muchos profesionales no van a querer pedir ayuda». Por ello, hay que decirles que «es normal, que cualquiera en esa situación podríamos tener los síntomas. Hay que ser proactivo y ayudarles».

Vencer al miedo

«Tener miedo es inevitable«. Con esta contundente declaración empezó su ponencia el TEDAX y coach Julio de la Iglesia. «El cambio es algo natural, es una constante, pero progresar significa avanzar, hacer cosas nuevas. Y es allí donde aparece el miedo a fracasar». Pero… ¿qué está detrás del miedo? «Nuestro aprendizaje, la superación, es el poder transformador del miedo«. Y es que, el miedo «el miedo recuerda que no es momento de quejarse, sino de apretar los dientes y tirar adelante».

Julio de la Iglesia también lanzó otra cuestión a los asistentes al webinar: ¿se puede aprender a ser valiente? Para él, sí, pues el «el miedo es de valientes, no de temerarios ni locos. Es de aquellos que aun teniendo miedo dan el paso y lo hacen«. Y eso es ser valiente, tal y como han sido los profesionales sanitarios, y otros miembros de la sociedad, que «se han mojado para dar el máximo».

A continuación, Julio de la Iglesia dio la fórmula para superar el miedo: «Encontrar una motivación, un porqué que nos impulse a actuar con coraje. Todos podemos ser valientes si buscamos esa motivación. ¿Dónde me llevará seguir teniendo miedo?». Además, también ofreció a los ponentes dos fórmulas para desactivar el miedo: una, la Reflexión – Decisión – Acción; y otra, METAX (Motivación – Estrategia – Táctica y Acción para el éXito).

Asimismo, recordó que hay que poner atención plena al instante, y que, si estamos tranquilos, el resto de personas que dependan de nosotras también van a estarlo. «Echar la culpa a los otros no te salva. Te consolará, te dará la razón, pero no tendrás éxito». Y es que, para Julio de la Iglesia, hay cinco conceptos clave para superar el miedo: formación; resiliencia; autoexigencia, compromiso y coraje.

Finalmente, concluyó su charla aseguran que nos encontramos ante una oportunidad para demostrar que estamos a la altura de las circunstanciasEs tiempo de héroes, de dar lo mejor de nosotros. Quienes se sientan capaces que saquen a su héroe del armario, y quienes no, es el momento de ser valientes».

 

Este texto se ha publicado originalmente en IMFARMACIAS. Puedes verlo >>aquí<<.

¿No pudiste asistir en directo? Puedes verlo en video con la contraseña COVID_19

Compártelo en tus redes

0 comentarios